Informe mundial sobre salarios 2016-2017. La desigualdad en el lugar de trabajo

Este informe elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra datos comparativos e información sobre las tendencias recientes de los salarios en el mundo.

Por: Redacción Mié, 05/24/2017 - 14:39
News image
Informe mundial sobre salarios de la OIT
Credito foto
Foto tomada de la portada del informe mundial sobre salarios de la OIT

Prólogo del informe
Por Guy Rider, Director General de la OIT

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible incluyó el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, y la reducción de la desigualdad, entre los objetivos fundamentales de una nueva agenda política universal. Las cuestiones del crecimiento salarial y la desigualdad salarial ocupan un lugar preeminente en esta Agenda. El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 8 persigue «el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos», y pone de relieve la importancia de conseguir una misma remuneración por un trabajo de igual valor. El ODS 10 se propone «reducir la desigualdad en los países y entre ellos», y hace hincapié en el crecimiento de la renta del 40 por ciento de la población con menos ingresos, la eliminación de la discriminación y la adopción de medidas fiscales, salariales y sociales que permitan ir logrando mayor igualdad. Se ha determinado que la participación de la renta del trabajo en el PIB, reflejo de la relación entre el crecimiento del salario medio y la productividad laboral, constituye un indicador decisivo en esta esfera. El G-20 también ha mostrado su preocupación, y ha apuntado a la creciente desigualdad como impedimento a la cohesión social y política, y causa de costos significativos para el crecimiento económico (1).

Como contribución a la Agenda, este nuevo Informe Mundial sobre Salarios –el quinto de una serie con ya diez años de historia– ofrece a gobiernos, interlocutores sociales, académicos y público en general datos comparativos e información sobre las tendencias recientes de los salarios. Estas tendencias indican que el crecimiento del salario real mundial registró una drástica caída en el periodo posterior a la crisis económica de 2008, se recuperó en 2010, y desde entonces comenzó a desacelerarse. Con excepción de China, donde el crecimiento salarial fue más rápido que en ninguna otra parte, el crecimiento salarial cayó por debajo del 1 por ciento en 2015. Tal como recalqué en las reuniones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional en octubre de 2016, revitalizar el crecimiento exige un aumento del gasto en consumo y a su vez políticas salariales y de protección social sostenibles (2). La mejora de los salarios y las oportunidades de trabajo decente son esenciales para liberar a la economía mundial de la trampa en la que se encuentra.

Mientras que la edición anterior de esta serie analizaba la desigualdad salarial y de la renta desde la perspectiva de los hogares, el Informe Mundial sobre Salarios de este año se ocupa de la dinámica en el ámbito empresarial. Más concretamente, analiza la medida en que la desigualdad salarial total es consecuencia de la desigualdad salarial entre las empresas y de la desigualdad salarial en las empresas. El análisis se basa en recientes estudios económicos realizados gracias a nuevas series de datos que suministran información detallada sobre los trabajadores y las empresas en las que trabajan. Estos estudios indican que, en muchos países, las variaciones de la desigualdad salarial entre empresas han sido un motor fundamental de la tendencia general de desigualdad salarial. Las conclusiones de este informe demuestran que en el pasado tal vez se haya subestimado el alcance de la desigualdad salarial en las empresas y su influencia en la desigualdad salarial total. La desigualdad salarial en las empresas, en particular en las grandes empresas, es importantísima: el 1 por ciento que percibe más remuneración deja a los demás trabajadores cada vez más a la zaga. Estas conclusiones tienen importantes consecuencias para las políticas, que se examinan en la parte final del informe.

Otra cuestión planteada en el informe de este año es la importancia del diálogo social y de la negociación colectiva como factores esenciales para promover el crecimiento incluyente. Los datos indican que una cobertura amplia de la negociación colectiva contribuye a una distribución de la renta de proporciones más limitadas y a un crecimiento más estable. La cooperación tripartita entre gobiernos e interlocutores sociales puede ser determinante para la creación de condiciones que den efectividad a la negociación colectiva, pues asegura la disponibilidad del marco apropiado. En muchas ocasiones, los mandantes tripartitos de la OIT también han insistido en que el primer principio de la fijación del salario mínimo es la plena celebración de consultas con los interlocutores sociales y, en la medida de lo posible, la participación directa de los mismos en condiciones de igualdad en todas las etapas de la formulación y ejecución de los sistemas de salarios mínimos (3). 

Confío en que, al igual que los anteriores, este informe estimule importantes debates de política y proporcione material útil para el diálogo social en todo
el mundo.

Haga click sobre este enlace para leer el informe mundial sobre salarios

Referencias
1. Véase http://g20.org.tr/wp-content/uploads/2015/11/G20-Policy-Priorities-on-Labour-Income-Share-and-Inequalities.pdf.
2. Véase http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/statements-and-speeches/WCMS_531665/lang--en/index.htm.
3. Véanse, por ejemplo, las Conclusiones de la discusión de la Comisión de Aplicación de Normas relativa al Estudio General sobre los sistemas de salarios mínimos, 2014.

 

 

Comentarios

Comentarios